Abrir publicación
terapia para familias felices

Terapia Familiar para Familias felices

¿Qué es la terapia familiar?

La terapia familiar es una forma de psicoterapia que pretende resolver los problemas de la familia a través de la orientación familiar. En un tratamiento múltiple de terapia familiar, donde todos los miembros de la familia están involucrados, ya que esta técnica considera la familia como una unidad.

El énfasis está en los miembros que están directamente relacionados con el problema. Temas como el matrimonio, el divorcio, las relaciones niños-padres, los conflictos familiares, la depresión, adicciones y problemas familiares similares se manejan generalmente por los terapeutas familiares. El enfoque de la terapia familiar es en las relaciones familiares y la interacción familiar.

En lugar de las causas del conflicto, los terapeutas familiares trabajan en la solución de la cuestión, haciendo hincapié en las fortalezas de la unidad familiar.

¿Qué hace un terapeuta familiar?

Las sesiones de terapia familiar han ayudado a cientos de familias que ahora viven juntos y felices y en paz. Un terapeuta familiar trabaja con los miembros de la familia viendo a la familia como una unidad e insiste en la importancia de que cada miembro de la familia realice de sus funciones con eficacia. Un terapeuta familiar ayuda a los miembros de la familia para resolver los conflictos mediante una comunicación eficaz, minimizando los conflictos. Los familiares se acercan para darse cuenta de la importancia de la familia como una unidad. Sus comportamientos son analizados y si tienen que cambiar su conducta se explica por qué y cómo. Este tratamiento es una técnica muy efectiva para crear familias felices.

Para resolver problemas de terapeutas familiares realizan sesiones regulares y después se definen intervalos. Dejan instrucciones a los miembros de la familia para hacer ciertas actividades o comportarse de una manera particular para resolver los problemas y para alcanzar los objetivos de las sesiones de terapia familiar. La terapia familiar funciona mejor cuando las personas involucradas entienden su importancia, están convencidos y dispuestos a participar para resolver los problemas.

¿En qué áreas ayuda la terapia familiar?

  • La Terapia familiar para el conflicto padre-hijo: problemas de relación entre padres e hijos son muy comunes y pueden surgir debido a la actitud indiferente de los padres o el niño, las malas compañías, un menor tiempo para ocuparse de los niños, el desacuerdo sobre varios temas, etc. Los terapeutas familiares trabajan en el logro de una mejor comprensión para resolver conflictos. La terapia familiar también puede ayudar a los miembros de la familia a resolver problemas en curso en la vida familiar, como problemas en el trabajo, la crianza de los hijos, las relaciones sociales y las relaciones entre los miembros de la familia.
  • La terapia familiar para problemas de aprendizaje: La terapia de familia puede tratar a niños con dificultades de aprendizaje (EE.UU.) o la discapacidad de desarrollo (Reino Unido). La discapacidad de aprendizaje se refiere a la baja inteligencia general de la persona en comparación con otros. La terapia de familia puede desarrollar competencias cognitivas-socio-emocionales en las mentes jóvenes y niños de guía para el control de sus emociones y mejorar su desempeño.
  • Terapia familiar para problemas matrimoniales y divorcio: La terapia familiar puede transformar la relaciones agrias en relaciones felices a través de las sesiones terapéuticas para parejas. Los terapeutas familiares educar tanto a los miembros sobre el manejo de situaciones conflictivas con mucho tacto. También tratan de resolver los problemas que pueden conducir a la relación feliz a través de un debate en profundidad y cambiar de actitud. Animan a la pareja para hacer un nuevo comienzo.
  • Terapia familiar para enfermedad médica crónica: La terapia familiar también funciona bien en caso de que un miembro de la familia está sufriendo de enfermedades crónicas como el SIDA, que pueden causar traumas mentales para toda la familia. Sesiones de discusión terapéuticas familiares permiten a las familias para manejar esta difícil situación y ayudar a superar la enfermedad del paciente con una actitud positiva. Aparte de los problemas mencionados anteriormente, también se puede contactar a un terapeuta familiar con licencia y calificado para resolver problemas relacionados con la violencia familiar, el abuso infantil y el incesto, la muerte en la familia, incidentes traumáticos, etc.
Abrir publicación

Depresión: 10 curiosidades

Los psicólogos descubrieron algunas cuestiones que se ignoraban sobre la depresión.

Las personas deprimidas se sienten indefensas, sin esperanzas, sin valor y sienten que sus vidas están fuera de control. Es bastante fácil saber esto, pero es mucho más difícil de comprenderlo y aún más difícil de tratar. Pero la depresión es una condición mucho más compleja de lo que muchos creen. Es algo más que “estar triste” todo el tiempo, o pensar que la vida no tiene sentido.

He aquí 10 hechos fascinantes sobre la depresión que proporcionan los psicólogos en las palmas que nos dan algunas ideas sobre una condición muy compleja y muy común.

1. No tienen objetivos específicos:

Las personas que están deprimidas tienen una tendencia a sobre generalizar y que sea todo abstracto. “Todo es lo mismo para mí, no me importa”

Es por eso que las personas deprimidas tienen a tener objetivos más generales que los que no están deprimidos. Por ejemplo las personas deprimidas pueden decirse a si mismos “Quiero ser feliz” pero esto no da ninguna indicación sobre como lo logrará. Las personas no deprimidas en cambio son más propensos a tener metas más específicas como “Voy a llamar a mi familia por teléfono al menos una vez a la semana”. Puesto que son tan precisos los objetivos específicos son más probables que se logren en lugar que las metas generalizadas.

2. La rumiación:

Un síntoma importante de la depresión es “la rumiación”, cuando los pensamientos deprimentes dan vueltas
y vueltas en la mente, se van y vuelven. Lamentablemente no se puede decirle a una persona deprimida que simplemente deje de pensar, eso no tiene sentido. Es por eso que el tratamiento de los síntomas de la depresión es en parte acerca de tomar el control de las emociones de la persona. Un método que puede ayudar con esto es la atención plena ó mindfullness, se trata de vivir en el momento con todos los sentidos en lugar de centrarse en el pasado o en preocupaciones futuras. Un reciente estudio sobre la atención plena sugiere que puede ser beneficioso para el tratamiento de la depresión.

 

3. Aprender Mindfullness desde niños es útil contra la depresión:

Si la técnica de atención plena es útil en la lucha contra la depresión porqué no enseñarlo a los niños. Un estudio reciente ha demostrado que la enseñanza de la atención plena en la escuela reduce la probabilidad de futuros episodios de depresión. Si un niño puede aprender a controlar su atención desde temprana edad, se espera que tenga este regalo para toda la vida.

4. La depresión desdibuja la memoria.

Uno de los síntomas menos conocidos de la depresión es su efecto negativo en la memoria. Con los años los estudios han demostrado que las personas que sufren depresión tienen problemas particulares con la memoria declarativa que es la memoria de hechos específicos como nombres o lugares.

5. Les es difícil recordar los buenos tiempos:

Precisamente a causa de las dificultades de memoria y el estado de ánimo depresivo puede ser difícil para
las personas deprimidas recordar los buenos tiempos. Una técnica que puede ayudar es la creación de un emotivo “palacio de la memoria” Un almacén mental de recuerdos específicos para viajar de regreso cuando los momentos sean difíciles.

6. Realismo depresivo:

Hay algunas evidencias de que la forma en que ve el mundo una persona deprimida es más precisa que la no-deprimida: esta teoría se llama realismo depresivo. Las personas no deprimidas tienden a ser un poco demasiado optimistas. Piensan que han obtenido mejores resultados en tareas de lo que realmente tienen y predicen un mejor rendimiento de lo que realmente lograrán en el futuro. Las personas deprimidas, por el contrario, evalúan su propio desempeño con mayor precisión. Así que en cierto modo las personas que sufren depresión son más realistas.

7. Percepción del tiempo exacto:

Un ejemplo de esto es una mayor precisión en la percepción del tiempo. Un estudio reciente ha encontrado que las personas deprimidas tienen una percepción más precisa del tiempo que los no deprimidos. Esto puede deberse a que las personas medianamente depresivas se cierran sobre sí y no responden a las influencias externas que pueden distraerlas durante horas.

8. El ejercicio ayuda a tratar la depresión:

Está muy claro que el ejercicio puede hacerte sentir mejor por un corto periodo de tiempo, pero ¿puede realmente tratar la depresión en el largo plazo? Una nueva revisión de 26 años de investigación considera que sí puede. Estos estudios sugieren que el ejercicio no solo hace que la gente se sienta mejor en el momento, sino que también ayuda a alejar futuros episodios de depresión. No es de extrañar que muchos psicólogos han recomendado hacer ejercicios como tratamiento para la depresión.

9. La gente depresiva experimenta más dolor físico.

Para colmo de males, parece que la gente que está depresiva también puede experimentar mayores niveles
de dolor físico. Un estudio reciente encontró que los inducidos en un estado de depresión eran menos capaces de lidiar con el dolor.

10. Preocupación y pensamientos desagradables

La gente suele pensar que la depresión es causada, al menos en parte, por acontecimientos de la vida, o
grandes males. Esto es cierto, pero la depresión es también, acerca de la forma de reaccionar a esos acontecimientos, y de hecho, a los factores de estrés comunes y corrientes. En un estudio los participantes que tenían grandes reacciones emocionales a sucesos relativamente pequeños, eran más propensos a sufrir síntomas depresivos.

La importancia que se le da a los conflictos diarios, la facilidad para resolver los problemas de rutina y la voluntad para hacer frente a las adversidades de la vida son muy diferentes en las personas propensas a la depresión que en las personas optimistas.

La importancia del estilo de pensamiento, además de la genética y las circunstancias de vida, develaron que la manera en que la gente pensaba acerca de sus problemas influyeron en los niveles de depresión que experimentaron. Si bien no se puede cambiar la historia familiar de una persona o sus experiencias de vida, es posible ayudar a esa persona a cambiar su forma de pensar y enseñarle estrategias de afrontamiento positivas que puedan mitigar y reducir los niveles de estrés.

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies