“La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo; simplemente aprovechan al máximo todo lo que viene en su camino “. -Karen S. Magee

En nuestra búsqueda de la felicidad, primero debemos darnos cuenta y aceptar que ser feliz es una elección deliberada;Una elección que hacemos cada momento de cada día. Existen muchas estrategias para ayudar a lograr ese objetivo.Compartiré los que considero más importantes. La siguiente es una lista de veinte:

1. Tener una perspectiva positiva

La primera y más obvia forma de aumentar la felicidad en nuestras vidas es tener una perspectiva positiva. En su mayor parte, ser feliz tiene menos que ver con las circunstancias y más con la actitud. En lo que pensamos más nos convertimos.Si el pensamiento positivo no es natural, y no lo es para la mayoría de nosotros, esto requerirá un poco de esfuerzo. La buena noticia es que el optimismo se vuelve más fácil cuanto más lo aplicamos en nuestras vidas. En lugar de quejarnos o reflexionar sobre las cosas que salen mal, debemos poner nuestra energía en hacer todo lo posible para mejorar las cosas;adopte el “esto también pasará” y el “todo sucede por una actitud de razón”. Puede sonar idealizado, pero tratar de encontrar el lado positivo en todo lo que sucede realmente funciona.

2. Cree en ti mismo

Otra forma de aumentar la felicidad es a través de la autoconfianza. Conócete a ti mismo; y cuando lo hagas, mantente siempre fiel a ti mismo. Es aconsejable tener en cuenta lo que otros dicen, pero no sea un buscador de aprobación. Lo que otras personas piensen de ti no importa. No hay una forma correcta o incorrecta de ser mientras nadie más salga lastimado.Concéntrese menos en impresionar a los demás y más en tratar de ser auténticamente usted.

3. Acepta y celebra tu realidad

Se ha dicho que “La diferencia entre las imágenes que has tenido para tu vida y la realidad de tu vida es la cantidad de infelicidad en tu vida”. Acepta y celebra la realidad que estás viviendo. Si no le gusta esa realidad y es posible cambiarla, cámbiela. Simplemente no te aferres a una imagen inalcanzable. Si haces eso, nunca serás feliz.

4. Hazte cargo de tu vida

Sé el encargado de tu vida. No permita que otros dicten los estándares para que usted viva. Cuando estamos a cargo de nuestras vidas, obtenemos una gran satisfacción y felicidad de las cosas que hacemos.

5. Asumir la responsabilidad de tu vida

Asume la responsabilidad de tu vida. Esto es diferente a hacerse cargo de ello. Los que se hacen responsables de sus vidas no juegan el juego de la culpa. No hacen que los problemas en sus vidas sean culpa de otros. No ponen excusas ni culpan a otros por sus fracasos. Simplemente aceptan lo que es y seguramente harán cosas diferentes o mejores la próxima vez.Asumir la responsabilidad de nosotros mismos y nuestras vidas nos da un sentimiento de empoderamiento. Cuando tenemos poder somos felices.

6. Establecer y perseguir objetivos

Otra forma de alcanzar la felicidad es descubrir lo que estamos buscando, lo que realmente queremos para nosotros mismos. Se trata de establecer objetivos y perseguirlos. La investigación muestra que el logro de objetivos no es lo que importa; Es la búsqueda de ellos y el enfoque en ellos lo que aumenta la sensación de bienestar.

7. Concéntrese en sus fortalezas y talentos

Identifica tus fortalezas personales y úsalas al máximo. Cada uno de nosotros tiene un conjunto único de recursos personales. Todos poseemos talentos y habilidades. Deberíamos usar estos dones como herramientas para obtener logros personales. A menudo vemos personas con discapacidades haciendo esto. Alguien puede estar en silla de ruedas y aún ser un atleta campeón. Alguien más puede ser ciego, pero ser un músico fenomenal. Centrarse en el éxito utilizando nuestras fortalezas y talentos es otra excelente manera de alcanzar la felicidad.

8. Dar de ti mismo

Encontrar oportunidades para darnos es una forma muy importante de traer felicidad auténtica a nuestras vidas. Cuando participamos o somos voluntarios en causas u organizaciones que nos apasionan o en las que creemos; organizaciones religiosas, causas comunitarias o cívicas, causas benéficas o clubes sociales, obtenemos una gran satisfacción. Los esfuerzos que nos permiten entregarnos generosamente a los demás aportan un significado tremendo y, por lo tanto, felicidad a nuestras vidas.

9. Vive en el presente

El único momento sobre el que tenemos control es el presente. Lamentar el pasado y preocuparse por el mañana solo nos distrae de la felicidad que existe en este momento. El pasado ya sucedió; es solo un recuerdo que no podemos cambiar. Lo que podemos hacer es extraer las lecciones de las cosas que han sucedido; podemos aprender de retrospectiva. Así como vivir en el pasado nos impide vivir una vida feliz, también lo hace preocuparse por el futuro. Los eventos que tememos que sucedan nunca pueden suceder. Si lo hacen, o no, probablemente no sucederán de la manera que imaginamos. La felicidad no existe en el pasado o en el futuro; existe en el ahora. Vivir en el momento presente es la única forma de ser feliz.

10. No permita que los miedos sean obstáculos

Todos tenemos miedos: miedos de lo que podría o no suceder, miedos al fracaso, miedos de ser juzgados por otros. Estos temores nos impiden cumplir nuestros sueños, comenzar un nuevo negocio, cambiar de carrera, embarcarnos en una nueva relación o terminar una. Nuestros temores nos mantienen atascados en lugares en los que no queremos estar y con personas de las que deberíamos irnos. No podemos dejar que nuestros miedos se conviertan en obstáculos. No podemos aferrarnos a lo seguro y lo familiar solo porque tenemos miedo de aventurarnos. Es fácil posponer las cosas, esperar el momento perfecto, pero cuando lo hacemos, se pierde el tiempo; Pasan días, meses y años. No tenemos que dar grandes saltos; solo pequeños pasos en la dirección correcta. Al soltar nuestros miedos, podemos abrazar la felicidad que merecemos.

11. Comprende que el placer es momentáneo

Los momentos placenteros son solo eso, momentos. Son temporales: vendrán y se irán. Y nunca serán tan emocionantes o intrigantes la segunda, tercera o cuarta vez. Necesitamos permitirnos disfrutar de los placeres de la vida sin sentir la necesidad de aferrarnos, capturar o encerrar las cosas que nos traen placer. No podemos ser felices cuando esperamos lo próximo que nos haga felices. Nunca seremos satisfechos con lo que es si siempre estamos esperando lo que será.

12. Practica la gratitud

Sé alguien que practica la gratitud . Sea alguien que exprese su aprecio por las cosas más simples. Tómese un tiempo cada día para reflexionar sobre lo que debe agradecer. Mira la vida desde la perspectiva de lo que tienes en lugar de lo que no tienes. La satisfacción llega cuando contamos nuestras bendiciones, no cuando nos enfocamos en lo que no tenemos.

13. Administrar tiempo

Se ha demostrado psicológicamente que la riqueza de tiempo, “el sentimiento de que uno tiene tiempo suficiente para realizar actividades que son personalmente significativas, para reflexionar y dedicarse al ocio”, es un factor para lograr la felicidad. Nunca estamos contentos cuando estamos apurados o bajo el arma. Por lo tanto, es importante que permitamos suficiente tiempo para hacer lo que necesitemos o queramos hacer; que subprogramamos en lugar de sobreprogramar, bajo commit en lugar de sobre commit.

14. No intentes controlar todo

Somos mucho más felices cuando no tenemos el peso del mundo sobre nuestros hombros. Para lograr eso, debemos dejar de tratar de controlar a todos y todo en nuestras vidas. Tenemos que dejar de creer que somos los únicos que sabemos lo que es correcto y que somos los únicos que sabemos cómo hacer las cosas. Involucre a personas competentes en su vida y luego transfiera algunas de sus responsabilidades.

15. Prepárate para el éxito

Cuando los desafíos en nuestras vidas son alcanzables, el éxito es un resultado realista y predecible. Y junto con el éxito viene la satisfacción. Lo que esto significa es que, cuando buscamos desafíos para nosotros mismos, no debemos poner el listón excesivamente alto. No podemos ser felices si estamos constantemente estresados ​​y abrumados. Siempre debemos prepararnos para el éxito, no para el fracaso.

16. Encuentra alegría en simplicidad

La alegría se puede extraer de las cosas más básicas de la vida; placeres simples y momentos impresionantes. Como dice la expresión, “Las mejores cosas de la vida son gratis”. La felicidad proviene de la calidad, no de la cantidad, de la simplicidad, de la complejidad y de la moderación, no del exceso. Cuando nuestras vidas y nuestro entorno están llenos de demasiadas cosas, nos estresa. Cuanto menos tengamos, más libres y felices nos sentiremos.

17. Crear cierre siempre que sea posible

La forma en que terminamos una experiencia influye mucho en nuestra percepción de esa experiencia. Si queremos crear percepciones positivas y felices de todas nuestras experiencias, debemos hacer todo lo posible para terminar todo con una nota positiva en lugar de una amarga. Deberíamos crear un cierre siempre que sea posible en lugar de dejar los cabos sueltos desatados. Es difícil ser feliz cuando tenemos pensamientos persistentes sobre lo que nos queda por hacer. Cuando limpiamos esos desechos innecesarios, liberamos nuestras mentes, y la felicidad es el subproducto

18. Manejar conflictos

Cuando te digo que el conflicto trae negatividad e infelicidad a nuestras vidas, no te estoy diciendo nada que aún no sepas.Pero estar al tanto del papel que desempeñamos ayudará a reducir la cantidad de conflicto al que voluntariamente nos sometemos. Cuando otros intentan incitarnos a discutir, necesitamos respirar profundamente y pensar antes de hablar. El conflicto requiere dos personas: no tenemos que ser uno de ellos. La gente a menudo discute sobre asuntos triviales y sin importancia. Aprender a escuchar bien, comunicarse bien y dejar que las cosas salgan de nuestras espaldas evitará que nos dejen engañar por esas tonterías. Y cuando surgen conflictos, siempre debemos practicar el perdón.

19. Reflexiona sobre los resultados positivos

Una investigación convincente muestra que reflexionar sobre los aspectos agradables de nuestro día puede aumentar significativamente nuestra sensación de bienestar. Nuestra tendencia natural puede ser centrarnos en todas las cosas que salieron mal o nos frustraron, pero cuando lo hacemos, dejamos poco espacio para reflexionar sobre las cosas positivas que sucedieron. Está bien reflexionar sobre las formas de corregir lo que salió mal o pensar en cómo podemos hacer las cosas mejor la próxima vez, pero si queremos ser felices deberíamos dedicar el mismo tiempo a la reflexión de los resultados positivos de nuestro día.

20. Aligerar

Y por último, pero no menos importante, probablemente las formas más fáciles de mantener la felicidad en nuestras vidas son aligerarnos, no tomarnos tan en serio y reírnos a menudo. La vida es lo suficientemente dolorosa. No tenemos que ser tan serios. No tenemos que hacer las cosas más difíciles para nosotros mismos. Podemos ser deliberados al elegir cómo vemos y reaccionamos ante los acontecimientos cotidianos. Tenga en cuenta que cada momento es exclusivo, cada momento debe ser apreciado. Una vez que se va, se va. Preguntarnos si algo problemático importará dentro de un año nos ayudará a poner las cosas en perspectiva. Así que ríete de ti mismo y ríete de la vida. No hay mejor reductor de estrés o fórmula para la felicidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies