Por definición, los trastornos alimentarios se refieren a comportamientos poco saludables relacionados con la comida, ¿verdad? Bueno, sí y no. Los síntomas ciertamente se centran en la comida. Sin embargo, la alimentación desordenada no es realmente sobre la comida. Se trata de desequilibrios y desencadenantes emocionales subyacentes que sustentan la continuación de los síntomas del trastorno alimentario como medio para hacer frente a las tensiones de la vida.

Síntomas

Antes de considerar las raíces emocionales, comencemos por considerar los síntomas relacionados con los alimentos característicos de los trastornos alimentarios. En primer lugar, los trastornos alimenticios pueden considerarse una necesidad excesiva de control sobre la ingesta de alimentos, lo que da lugar a conductas compensatorias como restringir, purgar o, en el caso de comer compulsivamente, ciclos de atracones. En segundo lugar, los síntomas del trastorno de la alimentación pueden incluir preocupaciones poco realistas basadas en las calorías, que dan como resultado conductas compensatorias o de auto-inanición, como el exceso de ejercicio, el abuso crónico de laxantes o la manipulación de la insulina. En tercer lugar, los trastornos alimentarios a menudo reflejan hábitos dietéticos rígidos como comer solo verduras crudas o eliminar la carne, los alimentos grasos, los alimentos ricos en carbohidratos, etc. En cuarto lugar, los trastornos alimentarios incluyen distorsiones de la imagen corporal, de modo que los pacientes manipulan severamente los alimentos en un intento de corregir los defectos percibidos (por ejemplo, los muslos son demasiado grandes, el estómago está demasiado gordo).

Motivos

A pesar de estas obsesiones muy definidas relacionadas con la comida, es un error pensar que estos trastornos se relacionan con la comida. En realidad, la manifestación de los trastornos alimentarios simplemente refleja los síntomas superficiales o la punta del iceberg que indica un problema emocional mucho más profundo. Es decir, el control sobre la comida es una habilidad de afrontamiento particular (pero no saludable) empleada para lidiar con un problema subyacente. También se podrían haber utilizado otras estrategias de afrontamiento negativas, como el abuso de sustancias, la conducta sexual inapropiada, la conducta desordenada, el comportamiento agresivo o violento, etc. La elección del control sobre la comida es un impulso subconsciente para hacer frente a emociones abrumadoras o situaciones estresantes que actualmente están inundando todos los recursos disponibles.

De muchas formas, nuestros cuerpos hablan en metáforas. Este tipo de comunicación corporal con respecto a los trastornos emocionales se demuestra claramente en los síntomas del trastorno alimentario. Por ejemplo, muchas personas que sufren de anorexia expresan un deseo de “desaparecer” debido a una autoestima muy baja o estrés social como el abuso o el rechazo de los compañeros y sus cuerpos obedecen a medida que adelgazan dolorosamente. Las personas que sufren de bulimia informan con frecuencia de la necesidad de “vaciarse”, especialmente en lo que se refiere a la experiencia frecuente de emociones excesivas o abrumadoras. Por lo tanto, el acto de purgar trae un alivio temporal a la tormenta emocional interior. Las personas que padecen trastorno por atracón o comer en exceso compulsivo informan del deseo de esconderse o aislarse de otras personas o del mundo que les rodea.

Para los adolescentes jóvenes o los niños prepúberes, el miedo a la maduración también puede influir. Por ejemplo, los adolescentes que temen convertirse en adultos pueden intentar, inconscientemente, retrasar el inicio de la pubertad y las características sexuales secundarias asociadas (es decir, desarrollo de los senos, caderas con curvas, menstruación) reduciendo la grasa corporal o mediante la restricción, evitando la acumulación de la composición de grasa necesaria que desencadenaría la menstruación. Por lo tanto, el cuerpo conserva la apariencia, la función y el papel de un niño prepúber. Este retraso en la maduración sirve para aumentar o mantener el cuidado de los padres o prevenir o retrasar el abandono funcional por parte de un padre (por ejemplo, en el caso de un divorcio inminente).

¿Cómo puede ayudar?

Cuando se relacione con personas que padecen un trastorno alimentario, mire más allá de los síntomas relacionados con la comida para considerar qué necesidades emocionales están presentes. Ya sea que usted sea padre, cónyuge, familiar o amigo, estas personas necesitan la ayuda de tratamientos y clínicas de trastornos alimenticios para enfrentar sus miedos, desarrollar mejores habilidades de afrontamiento, relacionarse socialmente de manera saludable y aumentar su capacidad para comunicar sus necesidades de manera más efectiva. Centrarse en la comida (por ejemplo, decir: “¿Por qué no comes?”) No solo es inútil, sino un insulto a su necesidad real.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies